Estás en     Francia 

Palacetes, una tradición francesa

George V, Meurice, Plaza Athénée, Ritz, Bristol, Crillon, Fouquet's Barrière, Hôtel du Palais, Normandy, Negresco o Martínez… nombres prestigiosos que constituyen la imagen de la marca de Francia y de su historia. Visita a los grandes palacetes franceses.

A finales del siglo XIX, los viajeros adinerados del Imperio Británico inventaron el turismo de lujo cuando iban a pasar el otoño o el invierno en la Costa Azul o en la capital francesa. Para estos extranjeros, tan exigentes como ricos, había que crear hoteles a la altura de sus expectativas. Ellos mismos los diseñaron como si se trataran de auténticos palacetes. Palace es una palabra inglesa que designaba un establecimiento público lujoso, como el famoso Crystal Palace de Londres. A principios del siglo XX esta palabra pasa a formar parte integrante de la lengua francesa como sinónimo de palacete lujoso y con una fama internacional.

Los primeros palacetes franceses fueron construidos en París y en los prestigiosos centros de la Costa Azul, del País Vasco y de Normandía. Place Vendôme, Rue de Rivoli, Avenue Montaigne, Promenade des Anglais, Croisette, Avenue de l'Impératrice… Los palacetes son lugares, son direcciones del corazón de nuestras ciudades y ricos en prestigio e historia.

¡Y la historia de estos lugares míticos procede de sus prestigiosos inquilinos!

Desde los balcones de las suites más bellas del Hôtel de Crillon, en Paris -uno de los palacetes más antiguos y lujosos del mundo- se puede observar el devenir de la historia de Francia: la Place de la Concorde, anteriormente denominada Place Louis XV, antigua Place de la Révolution, la Asamblea Nacional situada justo frente al Arco del Triunfo, los Inválidos o la Torre Eiffel esbozan su silueta bajo el cielo de París. Ahí, en ese palacete, la reina María Antonieta recibía clases de piano.

A estos palacetes se va para dormir, cenar, ser visto o celebrar una fiesta, en compañía de los espectros, visitantes de una noche, clientes asiduos o huéspedes que han marcado por siempre estos lugares. Salvador Dalí se alojaba un mes al año en la antigua suite real de Alfonso XIII del Hôtel Meurice, cuyas paredes manchaba de pintura mientras sus ocelotes domesticados arañaban la moqueta. Gracias a la multimillonaria y mecenas franco-americana Florence Gould, el Meurice acogió también uno de los últimos salones literarios de París. Por su parte, en el Ritz se alojaron Marcel Proust, Ernest Hemingway, Charlie Chaplin e incluso Coco Chanel, quién residió ahí durante más de treinta años.

Emociones resucitadas

Actualmente, los palacetes recuperan con fuerza épocas y emociones hasta ahora desaparecidas: los treinta gloriosos (George-V, Royal Monceau), los felices años veinte (Bristol), los eclécticos años de 1900 (Plaza Athénée), el brillante Segundo Imperio, las joyas clásicas del siglo XVIII (Ritz, Crillon, Meurice)…. Y los palacetes se reinventan. El objetivo de la visita de un diseñador francés conocido en todo el mundo, Philippe Starck, al hotel Royal Monceau o al restaurante Meurice era recuperar el espíritu fasto de antaño, conjugado con el confort de hoy en día...

Y la renovación también alcanza las cocinas. Con jóvenes chefs prometedores o grandes cocineros reconocidos (Eric Frechon en el Bristol, Christopher Hache en el Crillon, Michel Roth en el Ritz, Alain Ducasse en el Plaza…) en sus fogones, los palacetes sorprenden a las papilas gustativas al tiempo que ganan estrellas. Y se afanan en su objetivo hasta alcanzar las tres estrellas. Esta renovación también afecta a los salones de té, que atraen a los chefs de pastelería más conocidos, de bares, como el del Ritz o del Plaza-Athénée, lugar de referencia para los parisinos, que acuden ahí por su atmósfera internacional, los detalles exquisitos, la barra azulada o el ambiente musical.

Además de contar con las cinco estrellas (categoría que se introdujo en Francia en 2010), la categoría Palace permitirá reconocer estos establecimientos extraordinarios.

 


Más Lugares del pais para conocer
Castillo de Amboise Castillo de Amboise
El castillo de Amboise es un castillo francés que domina desde un promontorio el río Loira a su paso por Amboise, en el departamento francés de Indre-et-Loire, englobado en el conjunto de Castillos del valle del Loira.
El Aquarium des lagons en Numea
Para adentrarse en la magia de los arrecifes de coral, ¿qué mejor que visitar Nueva-Caledonia, donde se encuentra la mayor barrera de coral del mundo, clasificada como patrimonio de la Humanidad? El Aquarium des lagons abrió sus puertas en 2007, sustituyendo al antiguo acuario fundado en 1956.




Seguinos en Facebook RSS
Buscar hoteles en: 
Fecha de ingreso:  
Fecha de salida:  
365francia.com
La guía online de Francia los 365 días del año
www.365francia.com
Nosotros   |   Contacto
Your message has been sent successfully!